<< Volver
PENSAMIENTO CREADOR

El pensamiento es creador por un simple hecho, porque la mente es el vínculo que nos conecta con nuestra alma, y cada alma tiene el poder de crear su propia experiencia. La razón por la cual nos cuesta tanto controlar nuestra realidad es porque no tenemos un acceso claro y consciente a nuestra alma, sin embargo el vínculo existe y es nuestra mente.

Para poder tomar verdadero control sobre el proceso de creación de nuestra realidad, es necesario aprender a discernir entre nuestra verdadera mente y la mente impostora que es el ego. El ego también tiene la capacidad de fabricar cierto nivel de ‘realidad’, pero el resultado es tan caótico y sin sentido como el fundamento mismo del ego, que es básicamente la idea de que cada persona es un ser totalmente independiente y que cada cosa está separada de todo lo demás.

Nuestra verdadera mente, que podríamos llamar: ‘mente superior’, es aquella que se relaciona y está en armonía con el Espíritu, y a la vez está conectada con la mente superior de todos los demás individuos, pues es en esencia y raíz, la misma mente.    

La característica fundamental de esta mente superior es que jamás verá los deseos individuales como algo independiente del bien común. Es más, para nuestra mente superior el bienestar propio y el del prójimo son una y la misma cosa. 

Sólo a través de nuestra mente superior seremos capaces de crear en forma tal que sus resultados sean coherentes y traigan a nuestra vida sentido, paz y felicidad. 

Sólo a través de esta mente superior podemos crear una realidad permanente, que se sume a lo eterno. Es decir, a través de esta mente superior –que sólo piensa con amor– podemos constituirnos en co–creadores con Dios.