<< Volver
LA NECESIDAD DEL CAMBIO

Sí quieres crecer, mejorar, aprender, evolucionar... es indispensable que estés dispuesto a dejar atrás lo viejo, lo gastado, lo que ya no te sirve. El temor será siempre tu enemigo en este viaje. Pero nunca debes olvidar que si lo que tienes ahora es verdadero, nunca lo perderás, pues la verdad es eterna. Si temes a las  nuevas  ideas es porque en el fondo temes que las tuyas sean débiles o incompletas. Si tu fe es verdadera y tu ansia de la verdad es genuina, ninguna idea nueva la dañará, sino sólo la ampliará y profundizará.

Si mantienes tu corazón centrado en el amor, todas las cosas nuevas irán encajando en el lugar y la forma adecuada para ir aumentando tu visión de la Verdad. No confundas la lealtad a la verdad, con el estancamiento en la comodidad de lo conocido.

Si no estás avanzando, estás retrocediendo. Nadie puede decir en este mundo que ya encontró toda la verdad, eso es una contradicción; o estás en este mundo o has encontrado toda la verdad, las dos cosas son incompatibles. Cuando conozcas toda la verdad estarás en el Cielo y no aquí. Por lo tanto, mientras estés en este mundo debes seguir avanzando, siempre evolucionando hacia un mayor entendimiento, hasta trascender este mundo. Es imposible conocer toda la verdad en este mundo, pues este mundo es una creación alternativa al conocimiento absoluto, es el lugar donde en vez de ‘conocer’ el Todo ( “La Verdad” )  se ‘percibe’ sólo una parte a la vez, que es la versión del la realidad que elegimos ver en cada instante del tiempo.  

Una vez más te digo, si has percibido algo que te parece ser “La Verdad” y te niegas a percibir nada más, significa que te estás quedando sólo con una parte de la verdad y rechazando el resto. La única forma de acercarte a una idea general y aproximada del Todo, o “La Verdad”, es ‘percibir’ la mayor cantidad de partes posible, sin perder el tiempo juzgando cuáles son las falsas. Todo lo que percibes es parte del Todo. Escúchalo todo, obsérvalo todo, considéralo todo; sin juicios de condena, sino con amor; y entonces, irás completando poco a poco el rompecabezas.

Pero no te angusties, no te pongas ansioso, pues nadie te está pidiendo que reconstruyas en tu mente el mapa del TODO, eso sería una tarea imposible. Lo único que debes hacer es contemplar todo con amor y dejar que las piezas se junten solas en tu interior, más allá de tu mente lógica. Por cierto tendrás grandes problemas para expresar en palabras lo que se está gestando en tu conciencia, pero en las calmadas aguas de tu paz interior sentirás que una gran coherencia lo está ordenando todo con un sentido profundo, en armonía y belleza. Aunque tu mente lógica siga quejándose de que las cosas no están tan claras todavía, de ese misterioso orden en tu interior irá brotando espontánea una nueva sabiduría.