<< Volver
EGO O ESPÍRITU

El ego es un sistema de pensamiento que parte de la base que cada uno de nosotros es un ente aparte. Si nos identificamos con nuestro falso ser –el ego– entonces seremos egoístas, creeremos que el único bienestar importante es el propio y veremos a los demás como una amenaza a este objetivo. Por lo tanto, querremos estar aparte, ser diferentes, ganar, competir, hundir a los otros, poseerlos, despojarlos, castigarlos, etc.

El Espíritu en cambio, es nuestro verdadero ser, y está completamente unido al resto del Universo, y por tanto, en este profundo nivel de realidad somos todos interdependientes. Si nos identificamos con nuestro verdadero ser, nuestro único deseo será el bien común, amar a todos, compartir todo con todos, buscar que todos seamos felices. 

Si vivimos centrados en nuestra realidad superficial del ego, todo los esfuerzos que hagamos por ser felices darán resultados también superficiales. Si en cambio, integramos en nuestros planes y acciones la visión de nuestra realidad más profunda, en la cual todos somos parte de un mismo y único Ser; entonces obtendremos resultados reales, consistentes y eternos.    

Pero no hay que perder de vista que es prácticamente imposible dar un violento salto desde la perspectiva del ego hasta la visión del Espíritu. Se trata más bien de un largo proceso de crecimiento que debe avanzar desde el completo egoísmo del ego, hasta el amor todo–abarcante  e incondicional del Espíritu.