<< Volver
AMOR. AMISTAD.

Cuando estamos enamorados nos sentimos en el Cielo, pero pronto o incluso al mismo tiempo, podemos sentir mucho temor, porque en un nivel más profundo sabemos que este sentimiento es ‘prestado’, es como una degustación, un ‘demo’, como un ‘software’ de prueba que funciona por un tiempo limitado para que veamos si nos gusta el producto, de modo que después lo compremos, pagando el precio que corresponde.

El producto es sin duda el amor verdadero, que es eterno y por tanto no involucra ningún tipo de temor, pues aquel que ha encontrado el amor de verdad y ha pagado su precio, sabe que nada ni nadie se lo puede arrebatar.

Para el que ya adquirió el producto definitivo, el precio fue una ganga, sin embargo para el que sólo ha estado dispuesto a disfrutar de la versión gratis, el precio del producto definitivo le parece excesivo; esa es la gran paradoja y la dificultad para pasar del enamoramiento, que es temporal, al amor, que es definitivo. 

¿Y cuál es este precio tan engañoso? Para el que no lo ha hecho aún es: ¡El sacrificio del Yo! algo que se percibe como la muerte misma.  Para el que ya lo hizo fue simplemente: ¡La trascendencia del ego! Es decir: la libertad y el gozo inefable del amor verdadero y eterno.